Suscripción al Newsletter

suscribase a nuestra lista de correo para estar al tanto de nuestras novedades

Inicio | Actividades | Gastronomii¿½i¿½a | VINO D.O. SOMONTANO

VINO D.O. SOMONTANO

VINO D.O. SOMONTANO

  Las explotaciones vitícolas han tenido siempre un tamaño reducido, teniendo como único fin el autoabastecimiento y como mucho compartir con sus vecinos. Por este motivo, hasta la constitución de la Cooperativa Comarca, los viñedos de esta zona empezaron a perder importancia.

En los años 60 se puso freno al abandono de la vid y ésto supuso el salto progresivo a la Denominación de Origen. Pese a que las condiciones del suelo y clima son estupendas, el cultivo de la vid nunca tuvo la misma importancia que en Cariñena o Borja. En el año 1984 es aprobada la Denominación de Origen del Somontano, siendo pues relativamente joven, ha sabido ganarse en poco tiempo una reputación vinícola excelente.

Situamos al somontano en la franja de tierras localizadas entre la base de las sierras pirenaicas e ibéricas y las altas muelas centrales de la depresión del Ebro. La D.O. Somontano la componen 43 municipios entre los que se encuentra Barbastro como epicentro de todos ellos y donde se asienta la sede del Consejo Regulador. Moristel, Tempranillo, Garnacha, Parraleta, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Macabeo, Alcañón, Garnacha blanca, Chardonay y Gewürztraminer son las únicas variedades autorizadas para elaborar vino con D.O

Centrándonos en Barbastro el clima es ligeramente más cálido que en el resto de las zonas vinícolas aragonesas. Aspecto muy importante puesto que la maduración de las uvas en septiembre se adelanta con respecto a las demás. La temperatura media anual es de 14.7ºC. El hecho de que los viñedos se encuentren en el fondo de los valles permite que estén rodeados de vegetación y se cree un microclima benigno entorno a ellos.

Las sierras que ocupan la parte norte de la zona están construidas sobre calizas, margas y conglomerados. Sobre las colinas que se han ido esculpiendo en este paisaje se han desarrollado suelos profundos, permeables y francos, muy aconsejables para el cultivo de almendros, olivos, vid y cereales. Los suelos llanos permeables y profundos son los más aptos par el cultivo de la vid.