Silencio natural, de naturaleza pura, fauna y agua como banda sonora.

El Parque Natural de la Sierra y los cañones de Guara tiene muchos premios y reconocimientos a nivel internacional; pero lo que nadie puede negar es que si uno busca paz, calma, relax, encontrarse o encontrar la creatividad, en Guara podrá sentir como el silencio natural invade la sierra, valles, caminos, barrancos e incluso en pueblos poco poblados. Este es un pequeño homenaje a algo tan buscado hoy en día como es el silencio, pero en un lugar donde el patrimonio y el legado murmuran a nuestro paso mientras realizamos las actividades al aire libre (barranquismo, senderismo, escalada, marcha nórdica, observación de la naturaleza…) que más nos gustan.

Salto de Roldán (Huesca)

Os proponemos varias actividades o rutas para descubrir los rincones donde poder vibrar con ese silencio. 

Las imperdibles por ser su año serían la Carrasca de Lecina, nombrado árbol europeo 2021, pero seguro que en vuestro camino encontraréis muchos más árboles testigos del paso del tiempo que en silencio han visto el paso del ser humano.

Y viajar al pasado, cualquier abrigo del Parque Cultural del Rio Vero (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), que este año celebra el 20 aniversario de la declaración como Parque Cultural del Río Vero.

arpan_sierradeguara
Pinturas de Arpán

Sentir lo que sintieron los primeros pobladores del territorio a través de su arte. La Sierra y Cañones de Guara ha sido habitado desde tiempos prehistóricos, se encuentran muestras de arte  del Paleolítico Superior (entre los años 40.000 y 10.000 a.C.) en la cuenca del río Vero.

En el Parque Natural también hay muestras de monumentos megalíticos de carácter funerario (Dolmen Losa Mora, Piatra, Ibirque, De las Balanzas…) construidos durante el III milenio A.C. y una serie de recorridos por los distintos dólmenes conocidos hasta el momento de la Sierra de Guara fueron recopilados en una publicación de Oscar Buil San Vicente “Dólmenes de la Sierra de Guara”.  Galardonado con el premio Félix de Azara de la Diputación Provincial de Huesca.

Ermitas y castillos también són lugares donde abrazar el silencio, de pie o derruidos se ubican en enclaves donde uno puede oír su corazón. La ermita de San Martín del Alcanadre o San Martín de la Bal d’Onsera en medio de un barranco en el que si se va después de lluvias podremos sentir el agua caer o imaginar el ruido de su campana en otros tiempos. La ermita de Arro, la de Nasarre, Santa Marina, por mencionar algunas o la ermita de San Cosme y San Damián algunas de ellas aún gritan con sus romerías. El castillo de los Santos o el monasterio de Casbas o San Urbez, ahora con un camino que recorre el Pirineo y el Prepirineo de Norte a Sur. Visitar una Pardina o aldea algunas constaban de sólo 3 casas o pasear por Valles como el de Rodellar, el valle de la Gloria en la Guara Central, el valle de Nocito en la vertiente Sur… 

Monasterio de Casbas (Casbas de Huesca)

Ya es hora de silencio y nos han quedado rincones por ser contados así que las grandes rutas de varios días, las cuevas, picos, barrancos, miradores, viñedos, pueblos deshabitados, … para próximas entregas.

Recordar que si queréis paz y mimos seréis bienvenidos a nuestros establecimientos rurales, consultar algunos programan actividades de calma y bienestar, y para retiros dirigidos centros de reposo como Bilanayur en Bierge, Vino Tinto en Adahuesca y Bodega Laus en Barbastro ofertan acompañamientos de manera regular.

En nuestro Mapa Turístico encontraréis 63 rutas senderistas con la que descubrir la Sierra de Guara.